Árboles: el remedio contra la contaminación de las ciudades

No es un secreto que el aire que se respira en las urbes no es el de mejor calidad. Según la Organización Mundial de la Salud, OMS, más del 80% de las personas que vivimos en las ciudades estamos expuestos a niveles contaminantes que superan los limites recomendados.

En Medellín vivimos bajo la constante amenaza de crisis ambiental debido a las altas concentraciones de partículas pequeñas y finas. En el mundo se estima que más de tres millones de personas mueren prematuramente por enfermedades relacionadas con esto.

Entonces ¿Qué podemos hacer para cambiar esto?

La respuesta la hemos tenido todo el tiempo en nuestras narices – y aun así seguimos buscando- los árboles.

Kamran Abdollahi es profesor de ciencias forestales urbanas en el Centro de Agricultura y Extensión del Sur en Baton Rouge, Luisiana, en Estados Unidos.

Con sus monitores portátiles, Abdollahi ha registrado niveles de dióxido de nitrógeno de 120 partes por billón en avenidas y 100 partes por billón bajo los árboles, lo que sugiere un impacto positivo de la vegetación. En otras palabras, aquellas zonas con más vegetación tienden a tener niveles de contaminación más bajos.

Los árboles, extraen contaminantes de dos maneras: a través de las estomas- poros- en sus hojas o capturando las partículas en la superficie de sus hojas. Es como los seres humanos, que inhalan las partículas o las captan en su ropa.

A parte de esto, los arboles también evaporan agua, reduciendo la temperatura del aire.

Pero ¿qué hacen con estas partículas contaminantes?

Los gases ingresan al interior de las hojas donde hay mucha agua. Muchos gases se disuelven y cambian de estado y funcionan como fertilizante. Las plantas necesitan nitrógeno y azufre, señala David Nowak de la BBC. Sin embargo, el caso del ozono, es altamente reactivo y puede dañar las hojas.

Lo ideal es que los árboles que se planten en las ciudades tengas muchas hojas y sean de gran tamaño, con esto no solo se busca extraer la contaminación, también se busca reducir la temperatura.

Creemos que más allá de buscar la especie ideal para combatir la contaminación, lo ideal sería preguntarse ¿cómo queremos ver la ciudad? Ver una calle o avenida enmarcada con filas de árboles es más lindo que un paisaje lleno de cemento.

Es importante comentar que expertos señalan que aquellos lugares donde se forma un “túnel verde” con los árboles se invierte el efecto y se atrapa la contaminación.

Así que la respuesta contra la contaminación que se vive en las ciudades está en los árboles, que ofrecen miles de beneficios derivados del contacto del hombre con la naturaleza. Sin embargo, la respuesta no es tan simple. Las especies deben ser escogidas con cuidado y recordar que el tamaño importa.

Fuente: BBC

Deja un comentario