Cinco plantas tóxicas para nuestras mascotas

Por 7 septiembre, 2018 Blog Sembramos Sin Comentarios
Plantas tóxicas para nuestras mascotas

En toda ocasión debemos estar atentos al cuidado y seguridad de nuestras mascotas ya que siempre están expuestas a consumir una planta que pueda llamar su atención. Nuestra misión es estar atentos y conocer cuáles plantas son tóxicas para ellos o pueden causarles daño. Con este artículo no pretendemos satanizar esas plantas que mencionaremos, ni decirte que no las puedes tener en casa. Queremos por el contrario, que tomes conciencia, dado que si algunas plantas pueden causarles daño, lo mejor es mantenerlas en un lugar donde no puedan alcanzarlas o sea más difícil accederlas.

El contacto con plantas tóxicas puede traer consecuencias que van desde reacciones en la piel hasta severos cuadros gastrointestinales, vómitos, diarrea e incluso provocar la muerte de tu mascota. Por esta razón, para evitar futuras enfermedades de tu mascota, toma nota de las siguientes plantas y procura mantenerlas siempre alejadas de ellas.

Recuerda que la toxicidad depende de la parte de la planta que ingieran las mascotas: una parte, su totalidad o sus frutos.

Dieffenbachia Spp:

La ingestión de sus hojas provoca salivación, dificultad para respirar, dolor y problemas gastrointestinales. Esa toxicidad es producida por el oxalato cálcico y proteínas tóxicas que contiene esta planta en su sabia.

Philodendron scandens:

Afecta más a gatos que a perros. Su toxicidad la genera el oxalato de calcio y las proteasas que se encuentra en las hojas de esta planta. La sintomatología despierta mucho dolor en ellos, insuficiencia renal y problemas respiratorios.

Ricinus communis:

Esta planta genera reacciones gastrointestinales y convulsiones, llevando en el peor de los casos a la muerte. Sus partículas tóxicas se encuentran en las semillas de esta planta.

Hiedra:

Los perros son los más afectados en el consumo de esta planta. Ingerir los frutos genera diarrea, salivación, dolencias abdominales y anorexia.

En cualquiera de estos casos el tratamiento a seguir lo define un veterinario experto en el tema que pueda aconsejarte con cuales plantas deberas tener cuidado.

Aloe Vera: La savia del aloe, que es el látex de color amarillo, (no confundirlo con el gel del aloe) causa en los animales irritación en mucosas y piel, salivación, vómitos y dolor abdominal.

Deja un comentario