Guía para dejar de ser un asesino de plantas

Esta guía está dedicada a todas las personas que dicen: “a mí se me muere hasta un cactus”.

Tal vez has pensado en independizarte, suena genial la idea de tener tu propia casa, tu espacio, pero algunas personas te dicen que no es una buena idea -especialmente tu madre- porque creen que no eres capaz de mantener vivo nada, ni una planta, y por esto no sobrevivirás a la independencia.

Calma, que no cunda el pánico, vas a demostrarle a aquellas personas que no confían en ti, y a ti mismo que puedes cuidar una planta, y tal vez en el proceso te encante y llenes tu vida de plantas.

Primero vamos a diferenciar las plantas de interior y exterior. Las primeras son aquellas que están acostumbradas a la sombra de climas cálidos y húmedos, no digamos que “se cuidan solas” pero si son más fáciles de mantener que las plantas de exterior, las cuales requieren grandes cantidades de sol.

Si cuentas con una pequeña terraza o balcón, puedes tener todos los cactus y suculentas del mundo, existen cientos de variedades y todas forman un jardín único, lo mejor de todo es que requieren pocos cuidados. ¿Regarlas? Una o dos veces a la semana ¿podarlas? No es necesario ¿Frio? ¿calor? No van a resistir la helada de -5 grados ni el calor de 40, pero resisten muy bien.

Si solo tienes una ventana, no hay problema, también tenemos plantas para ti.  El Miami, Philoendon, Cordatum, Fittonia, Anglaonema son las plantas para ti, no solo decoran el espacio, también te proporcionaran aire limpio y fresco. ¿Cómo cuidarlas? Sencillo, solo tienes que echarle agua si la ves seca o retirarle el exceso de agua si esta encharcada.

Los mitos

¿Es necesario hablar con ellas? Las plantas son una excelente compañía, te desestresan y no le van a contar a nadie tus secretos, pero la verdad no van a estar más bonitas o te van a contestar si hablas con ellas.

¿La nicotina mata los bichos? Mucha gente tira las colillas de cigarro en la regadera y luego utiliza esa agua para sus plantas. Está bien, la nicotina previene las plagas, aunque tampoco es un remedio milagroso. Y no, no sirve para que las tomateras produzcan el Tomaco de Homero.

¿Las suculentas y los cactus se pueden poner en el escritorio y no les pasa nada? Peores mentiras no te podrían decir, estas plantas son de exterior, y si bien requieren pocos cuidados, como poca agua, mueren rápidamente en el interior por la falta de luz natural, es por esto que hasta un cactus se te muere.

Deja un comentario